Saludable.Guru
Inicio       Buenos Hábitos       Historias de vida       Remedios Naturales       Curiosidades       Belleza       Perder Peso       Espiritualidad       -> Felicidad <-


¿Cómo saber si eres resistente a la insulina? Puede ser la causa de que no bajes de peso.
Por Gastón para Saludable.Guru en Julio del 2017 en Felicidad

La insulina es una hormona importante que controla numerosos procesos en el organismo. Sin embargo, esta hormona es el centro de muchos problemas de salud. Algunas veces nuestras células dejan de responder cómo deberían a la insulina y a este problema se lo llama “resistencia a la insulina” y es muy común.

La buena noticia es que la resistencia a la insulina puede ser considerablemente mejorada por medio de simples cambios de estilo de vida.

Aquí explicaremos qué es la resistencia de insulina y como se puede superar.

Insulina y resistencia a la insulina.

La insulina es una hormona segregada por un órgano llamado el páncreas y su principal rol es regular la cantidad de nutrientes que circulan en la sangre. Aunque la insulina se encuentre principalmente implicada en la regulación de azúcar en la sangre también afecta de igual manera el metabolismo de las grasas y las proteínas.

Cuando comemos una comida que contiene hidratos de carbono la cantidad de azúcar en la sangre aumenta y esto es detectado por las células del páncreas y entonces liberan insulina en la sangre.

Esta insulina se desplaza por el torrente sanguíneo y envía la orden a las células del cuerpo que deben recoger el azúcar de la sangre. Esto genera que la cantidad de azúcar se reduzca o que las células la utilicen o la almacenen.

Es importante, porque las cantidades elevadas de azúcar en la sangre pueden tener efectos tóxicos provocando lesiones graves y conduciendo incluso a la muerte si no son tratadas.

No obstante, por diversas razones las células a veces dejan de responder a la insulina como se supone que deben hacerlo, es decir; se hacen resistentes a la insulina.

Cuando esto se produce, el páncreas comienza a producir más insulina para restablecer los niveles de azúcar en la sangre a índices normales. Esto puede tardar en desarrollarse un largo período durante el cual las células se vuelven cada vez más resistentes a la insulina y los niveles de azúcar en la sangre aumentan a la par.

Por último, el páncreas no puede normalizar este ritmo y las células se ven dañadas.

Esto conduce a la disminución de la producción de manera que las pocas cantidades de insulina y de células que existen no responden a la pequeña cantidad de insulina que hay disponible y esto eleva los niveles de azúcar en la sangre.

Cuando los niveles de azúcar en la sangre superan un cierto nivel aparece la diabetes tipo II, una enfermedad frecuente que afecta a gran número de personas en todo el mundo y que en definitiva es la causa principal de resistencia a la insulina.

Y entonces podemos concluir en que la resistencia a la insulina significa que las células no responden bien a la hormona y esto provoca niveles más elevados de insulina y de azúcar en la sangre que puede conducir tanto a la diabetes como a otros problemas de salud.

¿Que provoca la resistencia a la insulina?

Existen numerosos factores que contribuyen a la resistencia de la insulina y se cree que la principal causa es una mayor cantidad de grasa en la sangre. Numerosos estudios muestran que las cantidades elevadas de ácidos grasos libres en la sangre conducen a las células así como a las células musculares a dejar de responder correctamente a la insulina.

Esto puede deberse en parte a las grasas y al metabolismo de los ácidos grasos que se acumulan en el interior de la celulares que perturban el funcionamiento de las vías de señalización necesarias de la insulina.

La principal causa de los ácidos grasos elevados se debe al hecho de ingerir demasiadas calorías y de tener un exceso de grasa corporal. De hecho, comer en exceso, ganar peso y la obesidad están fuertemente asociadas a una resistencia a la insulina.

El aumento de la grasa abdominal es peligroso. Este tipo de grasa puede liberar muchos ácidos grasos libres en la sangre e incluso hormonas inflamatorias que generan resistencia a la insulina.

Sin embargo, las personas que tienen un peso normal o incluso son delgadas también pueden desarrollar resistencia a la insulina pero es mucho más frecuente entre las personas que tienen sobrepeso.

¿Cuáles son las causas?

Existen varias causas potenciales de resistencia de insulina. Conozcamos algunas:

- La inflamación: El aumento del estrés oxidativo y de la inflamación en el cuerpo puede generar resistencia a la insulina.

- La fructosa: Un alto consumo de fructosa a partir del azúcar agregado, no de las frutas, está ligado a la resistencia a la insulina en experimentos hechos en ratas e incluso en humanos.

- El sedentarismo: La actividad física aumenta la sensibilidad a la insulina. Ser sedentario genera la resistencia.

- Flora intestinal: Existen pruebas de que una alteración en la flora microbiana intestinal puede provocar una inflamación que genera un incremento en la resistencia a la insulina y también otros problemas metabólicos.

Existen también diversos factores genéticos y sociales y los grupos de riesgo son los afroamericanos, los hispanos y los asiáticos.

Como conclusión podemos decir que las principales causas de la resistencia de insulina tienen que ver con el hecho de comer en exceso y con el aumento de la grasa corporal, en especial en la zona abdominal. Otros factores incluyen el consumo elevado de azúcar, la inflamación, el sedentarismo y el factor genético.

¿Cómo saber si somos resistentes a la insulina?

Si no comes en exceso o si realizas dietas para adelgazar pero ves que el ansiado descenso no llega tal vez estés siendo resistente a la insulina. La ansiedad por comer en la noche y el cansancio crónico son unos de los principales indicadores.

Sabemos que el metabolismo convierte los alimentos en calor y en energía, pero si este proceso no se realiza de manera normal vemos que el efecto es exactamente el inverso; porque nos sentimos cansados de manera permanente o engordamos a pesar de no comer demasiado.

Una forma de medir el metabolismo de manera casera es por medio del calor que irradian las manos. Si por la mañana cuando desayunamos ingerimos la cantidad suficiente de proteínas nuestras manos se calentarán. Esto quiere decir que estamos quemando la cantidad de calorías indicadas para mantener los niveles en índices saludables, pero si por el contrario después de desayunar nuestras manos siguen frías, esto quiere decir que no estamos ingiriendo la cantidad de proteínas necesarias y en consecuencia, no estamos quemando la cantidad necesaria de calorías.

Pero peor aún, si pasamos por alto el desayuno o desayunamos poco el metabolismo se ralentiza y aun cuando bajemos de peso con mucho esfuerzo luego volveremos aumentarlo. Es por eso que una de las principales recomendaciones para bajar de peso y activar el metabolismo es comer cada dos o tres horas.

Debido a esto, en ocasiones aparecen los dolores musculares porque al no comer suficiente proteína y no metabolizar de la manera correcta se pierde tono muscular.

Llegamos entonces a la conclusión de que mucho tiene que ver cuantas proteínas consumimos para acelerar el metabolismo.

¿Cómo aceleramos el metabolismo?

Siempre escuchamos hablar de acelerar el metabolismo pero no siempre entendemos qué quiere decir exactamente eso. Vamos a conocer qué cosas influyen en el metabolismo y sabemos que te vamos a sorprender con algunas de estas revelaciones.

1) Actividad física: La actividad física tal vez sea la forma más fácil y rápida de mejorar la sensibilidad la insulina y el efecto es prácticamente inmediato.

2) Perder grasa abdominal: La grasa abdominal es la grasa del cuerpo más peligrosa porque es la generadora de otras enfermedades y puntualmente de trastornos cardíacos. Aquí también la actividad física puede influir de manera positiva además de la reducción en la ingesta de grasas y azúcares.

3) Tabaco: El tabaquismo puede generar resistencia a la insulina, por lo tanto; dejar de fumar implica una mejora en este sentido.

4) Reducir el consumo de azúcar: Intente reducir la cantidad de azúcar que agrega a sus infusiones más las que consume en diversos alimentos.

5) Omega3: El consumo de ácidos grasos Omega 3 que encontramos particularmente en la carne de pescado puede reducir la resistencia a la insulina. También puede jugar un rol importante la disminución de los triglicéridos. Dada la importancia que tiene el desayuno, es una buena opción incluir algo de pescado.

6) Comer sano: Seguir una dieta alimentaria saludable es tan importante como la actividad física sobre todo si incluye pescados y frutos secos.

7) Descanso: Los trastornos del sueño pueden provocar resistencia a la insulina y deficiencias en el metabolismo. Una mejora en la calidad de sueño puede ser de gran ayuda y aunque parezca increíble también puede influir el mal hábito de utilizar dispositivos electrónicos durante la noche o el exceso de luz y ruido en la habitación.

8) Reducir el estrés: Las presiones y las preocupaciones no contribuyen al buen funcionamiento del metabolismo. Los niveles de exigencias pueden influir a la hora de adelgazar y crean resistencia a la insulina. Practique técnicas de relajación, meditación y yoga o cualquier actividad que implique un descanso mental.

9) Nuevos descubrimientos: La ciencia está en permanente movimiento y siempre van surgiendo nuevas alternativas que intentan resolver los problemas ligados a la búsqueda del descenso de peso. Así es como surge un fármaco llamado Metformina que ha demostrado ser efectivo en pacientes diabéticos que buscan bajar de peso.

La Metformina se administra por vía oral y tiene como objetivo controlar la glucosa en la sangre e incrementar los niveles de insulina. Esta acción en sí misma contribuye a reducir el apetito, da sensación de saciedad y evita los antojos entre horas.

Recordemos que esta nueva alternativa es en definitiva un medicamento y como tal, debe ser recetado y controlado por un médico. La Metformina tiene algunos efectos secundarios ligados a los trastornos gastrointestinales como náuseas, acidez y estreñimiento. Consulta a tu médico sobre los efectos adversos del consumo de este medicamento.

Un desayuno ideal.

¿Quieres un ejemplo desayuno rico en proteínas y que acelera el metabolismo?

Prueba con este:

- 2 rodajas de pan.

- 1 aguacate (palta).

- 1 porción de salmón.

- 2 huevos revueltos.

- Queso fresco y queso crema.

Tal vez esto te parezca demasiado pero un desayuno tan completo te asegura la cantidad de proteínas necesarias para comenzar bien el día y no llegar con hambre al mediodía.

También puedes incluir granos de lino, granos de chía, frutas, té verde, nueces y yogur griego.

Los consejos de Saludable.Guru son sólo para fines informativos y educativos. Saludable.Guru no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica.

Al usar nuestro sitio web, está de acuerdo con que utilicemos cookies. Más info
.

Comparte esto con tu familia y tus amigos. Aprieta el boton de abajo.




Deja tu comentario sobre lo que viste



  






A pesar de estar al borde de la muerte, nadie ayuda a esta chica....
Varias personas le deben la vida a estos 3 narcos que detuvieron un atentado....
Este chico encontró 6 enormes ratas detrás de una iglesia. Un año más tarde, se ven completamente diferentes....
Estos padres perdieron a su hija con solo 13 años y lloran cuando descubren quién es esta mujer...